Babosas y caracoles

Así puede reconocer una plaga de babosas y caracoles

Se considera una plaga importante a ciertas babosas  que se alimentan de verduras, fresas y plantas decorativas. Las babosas son a menudo rojizas, pero también pueden ser más claras o más oscuras.

Las babosas son especialmente activas durante la noche

Durante el día suelen ocultarse en agujeros en la tierra, bajo las plantas, en el mantillo o en el fieltro que recubre el suelo del huerto. Durante el día solo abandonan su escondite si el clima es húmedo. En días suaves y húmedos, ya a menudo en febrero, las babosas salen a buscar alimento. Entonces ya pueden mordisquear los tallos de los tulipanes en el suelo. Los adultos hibernan en agujeros en la tierra y los huevos se depositan en otoño.

 

Las babosas son hermafroditas, es decir, tienen tanto órganos masculinos como femeninos. De esta manera pueden fecundarse mutuamente. La puesta de huevos tiene lugar de junio a septiembre, en varios lugares en agujeros o en otras superficies cubiertas. Los huevos se desarrollan de forma óptima a temperaturas de entre 10 ° y 20 °C dentro de un mes. Una babosa puede depositar unos 400 huevos. Las crías salen del huevo dependiendo de cuándo se hayan depositado los huevos, o bien en el mismo año o a comienzos del año siguiente.

 

Los caracoles romanos no ocasionan ningún daño a las plantas. Solo se alimentan de trozos de plantas muertas. 
Los caracoles pequeños también representan un riesgo pequeño, ya que mosdisquean plantas, pero no las devoran por completo.

 

Las babosas jóvenes de Limax maximus (babosa leopardo) son fácil de confundir con el Deroceras reticulatum (babosa gris grande), que también habita en nuestros huertos. Pertenece a la familia de las babosas, la babosa leopardo se alimenta de setas, partes muertas de plantas y, de manera depredadora, de otras babosas y de los huevos que hayan depositado.

¿Cuál es la alimentación preferida de las babosas?

La babosa  devora todo tipo de plantas. Sus preferidas son los tallos jóvenes, como hortalizas que acaban de brotar. Si se deja que las babosas coman tranquilamente, desaparecerán durante la noche hileras enteras de lechugas y las babosas infestan también plantas ornamentales o frutas que crecen en el suelo, como es el caso de las fresas. Ocasionalmente también devoran carroña, a veces de forma caníbal. Las plagas de babosas pueden detectarse gracias a agujeros y mordiscos en partes de las plantas que están en la superficie. En los bancales y en hojas grandes dejan rastro de babas al arrastrarse hacia adelante.

Prevención de plagas de babosas y caracoles

Hay muchas maneras de tener bajo control las babosas en el huerto.

  • No cave el suelo en otoño, simplemente múllalo con el rastrillo. Esto no solo es mejor para los organismos del suelo, sino que además las babosas no encontrarán un escondite para sus huevos.
  • Pase el rastrillo de vez en cuando por el suelo para destruir los escondites de las babosas.
  • Cerque las remolachas que sean especialmente sensibles con un cerco especial anti-babosas.
  • Recubra el suelo únicamente con material seco y, si es posible, fino, de tal manera que el suelo esté ya cubierto. 
  • Riegue únicamente por las mañanas, no por la tarde.
  • Ayude a los enemigos naturales de las babosas: Erizos, pájaros, larvas de luciérnagas, sapos y musarañas, entre otros. Aquí tiene información de cómo ayudar a los insectos beneficiosos
  • Seleccione plantas que no gusten a las babosas para proteger sus remolachas: Aquilegia, bergenia, acónito, sedo, alchemilla, campánula, pulmonaria officinalis, capuchina, begonia, helecho, entre otras
  • Además, la cerveza atrae a las babosas. 
  • Evite el mantillo grueso, por ejemplo, el uso de cortezas, ya que a las babosas les gusta esconderse debajo
  • Pique las zonas del huerto sin vegetación para destrozar los huecos que puedan servir como escondite y lugar para depositar huevos.
  • Detecte otros lugares para depositar huevos (debajo de las macetas para plantas o depósitos de agua, debajo de piedras sueltas) y retire los huevos

 

Esto es lo que puede hacerse contra las babosas

¿Alguna vez ha descubierto babosas en su jardín? Actúe si quiere disfrutar de las ensaladas y otros vegetales usted mismo. Con Ferramol® Antilimacos+ resolverá el problema rápido y de forma eficiente y ecológica:

  • Adecuados para el cultivo de verduras, fresas y plantas ornamentales
  • Respetuoso para los animales domésticos, erizos, lombrices de tierra, abejas y otros animales beneficiosos para el jardín
  • Los caracoles mueren sin secretar baba 
  • Los caracoles muertos no son visibles 

 

¡Simplemente dispersar - y listo!

Ferramol® Antilimacos+ puede esparcirse de forma sencilla. Para ello, es importante sembrar los granos en un espacio amplio y no en forma de anillo alrededor de las plantas.

 

Gránulos contra caracoles – un producto respetuoso con el medio ambiente

El ingrediente activo fosfato de hierro (III) que contiene el producto Ferramol® Antilimacos provoca falta de apetito en el caracol. Después de haber ingerido Ferramol®, el caracol se esconde en la tierra, donde muere, escondido, sin secretar baba. Además, los caracoles muertos no quedan sobre la superficie del suelo. Los gránulos de Ferramol® que no han sido comidos se disuelven en la tierra y se transforman en hierro y fósforo, dos elementos nutrientes que ya se encuentran en la tierra de forma natural.

Inocuo para las abejas

Ferramol® Antilimacos+ protege a los erizos, lombrices y otros insectos beneficiosos. ¡Ferramol® Antilimacos+ es inocuo para las abejas! Además, justo después del esparcimiento podrá volver a dejar a sus mascotas directamente en el huerto. 

Las babosas y caracoles pueden trepar

¿Tiene arriates altos o flores de verano en macetas? ¡No es problema para las babosas! Trepan por las paredes y devoran las plantas. 

Por este motivo, controle con regularidad las plantas que tenga en arriates altos, macetas y cajas y utilice para ello también Ferramol® Antilimacos+

Contra las plagas de babosas y caracoles