Los productos Neudorff también están disponibles en tiendas venta online

¡Qué ricas!: Fresas en el balcón de casa

¡Recójalas maduradas al sol y disfrute de todo su aroma!

Quizá no alcance para una tarta de fresas: estas deliciosas frutas se suelen comer antes de llegar a juntar muchas. ¡Y es que son mucho más sabrosas que las fresas que venden en el supermercado! Las fresas son fáciles de cultivar en el balcón y es un disfrute ver cómo maduran. Además, es una planta sostenible, ya que da frutos durante varios años. Manos a la obra con el cultivo.

Todo lo que necesita

Aquí tiene nuestra lista de comprobación para Descargar

  • Un lugar soleado.
  • Macetas o jardineras, con un agujero de desagüe en la base. Altura mínima de 20 cm, diámetro mínimo de 15 cm. Hay macetas especiales para fresas en las que crecen varias plantas unas encima de otras. También las macetas colgantes van bien y ahorran espacio.
  • Una piedra pequeña o un trozo de cerámica en el agujero de salida del agua. De esta manera no se saldrá la tierra del recipiente al regar.
  • Plato apropiado para el recipiente.
    Si es posible, un sustrato sin turba.
  • Plantas naturales. Adquiérala del Centro de Jardinería o tienda más cercana. Hay tipos de fresas que crecen siempre, como «Siskeep», «Magnum Cascade» o «Cupido», que dan sus frutos hasta octubre. También podrá mezclar distintos tipos de fresas. 
  • Regadera
  • Abonos orgánicos como Azet® Fertilizante Tomates o Bio Trissol Fertilizante Universal 

Ahora manos a la obra

Paso 1: Rellenar el recipiente

Coloque el trozo de cerámica en el agujero de desagüe del recipiente. Después rellene la maceta con una primera capa sin turba. A ello, añádale el abono sólido Azet® Fertilizante Tomates. Otra opción es que abone sus plantas con el abono líquido Bio Trissol Fertilizante Universal directamente al regar, después de la plantación y después cada dos semanas con 10 ml/ l de agua.  

Paso 2: Plantar

Riegue la planta de tal manera que penetre bien el agua y después colóquela en el recipiente. El borde superior del cepellón debería estar unos 2 cm por debajo del borde de la maceta. De esta manera evitará cuando riegue posteriormente que el agua se salga por la parte superior de la maceta. Ahora rellene con tierra y apriete suavemente en los laterales. Importante: el «corazón» de la planta, es decir, el lugar en el que crecen las hojas del cepellón, no debe cubrirse con más tierra.

Paso 3: Regar

¡Obligatorio! El agua debe salirse por la parte inferior del recipiente.

Paso 4: Cortar los estolones o reducirlos

Muchos tipos de fresa forman en verano lo que se denomina «estolones». Se trata de tallos más largos en los que se forman nuevas plantas. Puede cortarlos o simplemente trasplantarlos en macetas nuevas con más tierra. Al año siguiente, estas plantas darán sus frutos. ¡También es un regalo ideal!

Paso 5: Otros cuidados

  • Por supuesto, regar con regularidad. Es especialmente importante regar durante la floración y la fructificación.
  • En marzo y en septiembre debe aportarles los nutrientes necesarios con el abono orgánico Azet® Fertilizante Tomates
  • En otoño, vuelva a cortar las hojas de las plantas.
  • Antes de que lleguen las primeras heladas, acerque las plantas a la pared de la casa y colóquelas con madera o materiales similares para aislarlas. 

Consejos adicionales para las fresas en el balcón

  • No olvide que tiene que regar también en otoño e invierno. Los días en los que no hay heladas, todas las plantas necesitan agua.
  • En invierno deberá prescindir de platillos para que las plantas no estén continuamente expuestas a la humedad.
  • Después de unos tres años, la recogida de frutos se reduce y es recomendable volver a plantar.
  • Y en caso de que haya plagas que afecten a sus plantas, Neudorff ofrece productos efectivos para su eliminación:
    • Ferramol® Antilimacos+: contra las babosas en todo tipo de verduras, frutas y plantas decorativas, con certificado de agricultura ecológica.
      También en el balcón pueden aparecer a veces caracoles: son buenos escaladores, pero también pueden introducirse en la planta, por ejemplo, por medio de huevos en el sustrato.